¿Por qué las obras cortas han tenido tanto éxito?

¿Por qué las obras cortas han tenido tanto éxito?

Un hecho innegable es que las obras cortas inundan en la actualidad las carteleras de las grandes ciudades. ¿Cuál es la razón por la que ha ocurrido este fenómeno?

Es una pregunta muy fácil de responder. Primeramente debemos puntualizar que la gente que vive en demarcaciones con una gran densidad promocional, vive sumamente estresada y en muchas ocasiones no tiene el tiempo suficiente como para dedicarlo a pasar un largo rato de esparcimiento.

Aquí es donde entran las obras breves, ya que su duración es mucho menor a la que tendría una puesta en escena “normal”, pues como mínimo la estructura de estas es de tres actos.

En cambio, una obra teatral de corta duración presenta un argumento conciso que puede resolverse en menos de dos horas. Además cabe resaltar que hay muchos elementos que permiten que la audiencia no tenga que preocuparse por seguir tramas secundarias, pues el número de personajes dentro de esta categoría teatral también es bastante reducido.

Ahora bien, mirando este estilo de teatro desde la perspectiva de los actores, te podemos mencionar que éstos se diferencian del resto por dar representaciones llenas de intensidad.

Dicho de otra manera, los histriones se esfuerzan para que tú te adentres a la trama y te olvides de todo aquello que está sucediendo a tu alrededor Esto lo consiguen gracias a expresiones faciales muy marcadas, las cuales les permiten transmitir emociones.

Créeme, no cualquiera es capaz de mostrar enojo, alegría, preocupación, tristeza, miedo con tan sólo su rostro.

Algo que tampoco verás en una obra de teatro corta es que a los actores se les apoye con un apuntador. Ya sabes, este pequeño audífono que sirve para que ellos escuchen sus parlamentos y únicamente tengan que preocuparse por recitarlos correctamente. Esto significa que si decides acudir a un espectáculo de este tipo, verás a profesionales que memorizan sus líneas.